16/3/14

Lana - terapia






Casi desde siempre hemos asociado las labores del hogar, y el tejer, en concreto, a las señoras mayores. Sin embargo, esta práctica es cada vez más común entre jóvenes, y no solo mujeres, que buscan alguna actividad manual para pasar el tiempo, desconectarse, relajarse y fortalecer los lazos sociales.

A esto se le ha denominado como lana-terapia.

- ¿Que es la Lana - Terapia?

Como su nombre nos indica consiste en utilizar el tejido como terapia para personas que sufren algún tipo de desorden emocional leve o leve-moderado o bien, algún tipo de demencia en primeros estadios.

Debemos resaltar, no obstante, que el importante papel de la lana-terapia radica más en la psicoestimulación cerebral y en la “sana” ocupación del tiempo mientras estamos tejiendo, que en su poder en sí para “curar” trastornos del estado del ánimo o demencias. Es por ello que estas “terapias alternativas” pueden ir de la mano de terapias psicológicas como la cognitiva conductual, ya que el tejer o cualquier otro tipo de labor, se consideraría una actividad conductual que el psicólogo podría pautar para los pacientes con problemas.

Pero no sólo se recomiendan a personas con problemas como el estrés, la depresión, los problemas de conducta en niños, problemas motrices, etc, sino también son actividades ideales para alimentar a nuestra salud mental.  

Con la popularidad que está tomando el tejer,  y lo bien aceptado que ha sido tomado por parte de los jóvenes, se ha llevado a cabo algunos estudios más a fondo, encontrándose que al tejer se obtienen muchos beneficios para la salud mental. Algunos de ellos, los redactamos a continuación:



BENEFICIOS DE LA LANA-TERAPIA








  • Ayuda a eliminar el estrés y a combatir la depresión.

El proceso de tejido promueve la tranquilidad, reduce los niveles de tensión y favorece el buen humor. Estos estados de ánimo son fundamentales para conseguir un descanso físico satisfactorio y una recuperación mental adecuada tras un largo día lleno de estrés y de trabajo, lo que favorecerá que nos encontramos renovados para las actividades del día siguiente.

Además, existen ya numerosas investigaciones que consideran que los movimientos rítmicos y repetitivos al hacer lana, crochet, etc. facilitan la liberación de la serotonina, un neurotransmisor o sustancia química que se encuentra en nuestro cerebro de forma natural. Bajos niveles de serotonina están relacionados con trastornos como la depresión.

Es posible que el efecto positivo que tejer tiene en nosotros esté relacionado con la liberación que se produce al tejer de este neurotransmisor.







Por otro lado, y como bien decíamos, también puede ayudar a personas que tengan un diagnóstico de ansiedad leve ya que el tejer puede considerarse como equivalente en cuanto a su efecto terapéutico, a alguna técnica de relajación o meditación, tal y como han referido algunas personas que la han utilizado para reducir su ansiedad.


Por otro lado, también se han observado efectos positivos en personas con trastornos de la alimentación.

Un estudio acerca de los efectos de tejer en estas personas refiere que al realizar esta actividad, los pacientes han experimentado menores niveles de ansiedad: el 74% dicen que mientras estuvieron haciendo calceta han conseguido dejar de pensar en el trastorno y la comida, que tenían una sensación de tranquilidad y calma. También un 53% informaron de satisfacción, orgullo y sentimiento de logro.







  • Despierta nuestra parte más creativa

Igual que pasa con otro tipo de labores o de manualidades, tejer fomenta nuestra creatividad. Desarrolla nuestra parte más artística y nos permite dar rienda suelta a nuestra imaginación.







  • Aporta claridad a los pensamientos y nos conecta con nuestros sentimientos y pensamientos más profundos

Gracias al nivel de relajación y de tranquilidad que aporta una labor manual como tejer, podemos analizar nuestros pensamientos y sentimientos como si nos hubiésemos desconectado de ellos y los viésemos desde fuera, es decir, desde otra perspectiva, lo que va a ayudarnos a pensar con mucha más claridad y a encontrar soluciones con mayor facilidad.







  • Fortalece los lazos sociales y favorece la comunicación con los otros

El arte de tejer, no sólo se afianza como terapia. Cono decíamos al principio, se trata sobre todo de un pasatiempo o una diversión en auge. Incluso en muchos países las agujas y los hilos son sólo una excusa para reunirse y compartir experiencias y tiempo libre.

De hecho, existen grupos estables de personas, no sólo mujeres, que se reúnen con la intención de reconstruir lazos sociales a través del tejido y la conversación amena. Es una manera sencilla y saludable de sentirse parte de algo que uno mismo construye y fortalecer así el sentido de pertenencia.

¿ Os gustaría formar parte de uno de estos grupos? A continuación os dejamos unos blogs o webs donde podréis encontrar vuestro grupo mas cercano.

http://stitchnbitch.org/Spain/index.html : Esta webs está en Inglés, pero podréis encontrar todos los grupos que existen en todos los países y si decidís formar un grupo en vuestra ciudad, también podéis inscribirlo.

http://madridknits.blogspot.com.es/ : Os gustaría formar parte del grupo de tejedoras de Madrid, este es su Blog.

¿Os animáis a formar parte de alguno de estos grupos? Debemos tener en cuenta que tienen unas normas muy básicas, entre ellas, no son clases de aprendizaje. ¿Que quiere decir? que solo son grupos para tejer tu labor y conocer a gente nueva o pasar un rato entre amigos..... ¡Así que animo y a contarme vuestra experiencia!

Por horarios me viene regular ir a los grupos de Madrid y se me estaba ocurriendo la idea de formar uno en Torrejón de Ardoz, si os interesa mandarme un privado ;)







  • Da satisfacción y mejora la autoestima

La repetición automática de los movimientos  ayuda a la persona a  concentrarse, relajarse y disfrutar más plenamente de la vida. 

Además, hacer manualidades, de cualquier tipo, y en concreto, tejer algo con nuestras propias manos siempre genera satisfacción, optimismo por nuestra capacidad de hacer y realización personal.

Es más, se ha comprobado con estudios que el propio tacto suave del tejido en nuestras manos es una estimulación suficientemente positiva para nuestro cerebro.








  • Ayuda a superar problemas de motricidad fina.

En personas que tengan problemas en esta área o a niños que aún no han adquirido una destreza adecuada de los movimientos finos, ya que implica la acomodación entre ojos-manos-dedos y favorece la musculatura bimanual.






Lana - Terapía para Mayores

A pesar de todos estos beneficios, en la actualidad no encontramos mucha investigación científica validada acerca de este tema y la que podemos consultar está orientada sobre todo a personas mayores.

En este ámbito podemos decir que varios estudios han obtenido resultados a favor de esta actividad.

Entre ellos, resaltamos dos:



  • No sólo las personas mayores que hacen ganchillo o tejen lana informan de mayores niveles de felicidad subjetiva, sino que también se ha encontrado un mejor funcionamiento cognitivo comparado con aquellos que no suelen tejer.

  • Incluso un estudio francés llevado a cabo en 1995 ha encontrado que las personas que tejían eran menos propensas a padecer demencia.

Normalmente, para estos estudios, hacer lana o ganchillo son equivalentes en sus efectos, así como otras actividades en las que se realizan movimientos repetitivos con aguja/s (bordar, punto de cruz...). Se sabe ya que tejer estimula la parte lógica de nuestro cerebro y lo mantiene joven y activo (estimula las funciones ejecutivas, que son funciones cognitivas superiores como la planificación, el pensamiento abstracto o el juicio).

El tiempo que pasamos con nuestras labores es de gimnasia mental. Pensamos en los metros de hilo que necesitamos, el número de puntos y vueltas…Con todo esto, trabajamos las áreas de nuestro cerebro relacionadas con el cálculo, la concentración, la memoria de trabajo y la planificación (“toda una sesión de gimnasia mental”).  

Quizás sea por ello que en muchos centros de personas mayores, unidades de estancia diurna e incluso en centros para discapacitados se empiece a utilizar la técnica del tejer no sólo como un hobby o entretenimiento, si no como una terapia en sí.







No solo los mas mayores necesitan ayuda para llevar el control del número de puntos, sobre todo en labores con lana de grosor fino. Para que no tengamos este problema tenéis dos opciones:



  • Marcadores de plástico

Son pequeños imperdibles de colores, se venden en mercerías y lo normal es su venta en packs de varios marcadores.



  • Clips de hierro

Son los clips de oficina, ampliando uno de sus hierros, lo podréis utilizar con este fin.






A día de hoy, hay otras muchas investigaciones abiertas sobre la lana-terapia y apenas contamos resultados definitivos.

La gran mayoría de ellas surgieron hace unos años, cuando el tejer, se volvió a poner de moda.

Como ejemplo de todo esto, podemos decir que fue en el 2012 cuando se dio la primera conferencia de Therapeutic Knitting (“Calceta Terapéutica”) titulada ‘Knitting to Facilitate Change' (“Calcetar para facilitar el Cambio”).






En términos psicológicos, el objetivo de toda terapia es el cambio. Es decir, una persona acude a consulta con un problema y, para que este se solucione, se ha de dar algún tipo de cambio que debe empezar por la propia persona que tiene el problema. Tiene que cambiar el chip, y tejer puede ser una actividad tan adecuada como cualquier otra para promover ese cambio.

Si aún continuáis interesados en este tema, desde 2005 se encuentra activa una página web (stitchlinks) donde distintos conferenciantes e investigadores ofrecen apoyo a las personas que disfrutan tejiendo además de aportar todos aquellos datos y resultados acerca de los beneficios de la lana-terapia que se continúan investigando.

Además, en el 2012, Kathryn Vercillo publica un libro muy interesante titulado “Los beneficios físicos y psicológicos del crochet". En él narra cómo hacer crochet la ayudó a superar una depresión en la que estuvo a punto de suicidarse. También recoge la experiencia de otras personas sobre los efectos de la lana-terapia y cómo las ha ayudado con sus propios problemas.






Y ahora contarnos vosotr@s ¿como comenzasteis a tejer?, ¿quién os enseñó?, ¿que sentís al realizar vuestra labor?


Ha sido un placer trabajar con Psicología Metamorfosis y en especial con la Psicóloga Mª Isabel de la Torre, su ayuda clínica para conocer mejor los beneficios de la calceta y su positividad al animarnos a seguir trabajando.

Os animo a visitar su Facebook en Psicología Metamorfosis y sobre todo los programas que realizan en una emisora de radio local ¡¡Están genial!!

¡Un abrazo mis Laner@s!


2 comentarios :

  1. Desde luego tejer es relajante y gracias al ganchillo yo logro desconectar totalmente de la rutina. A ver cómo les decimos a las abuelas que sin saberlo han estado haciendo yoga toda la vida ... ("¡yoga qué?! Hay que ver qué vocabulario tienes!" - diría la mía...)

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenas tardes mi querida begatenea! pues yo estoy comenzando con el ganchillo y no sé porque me parece un poco de de otro planeta :D pero ahí estoy con mi gancho bien gordito y restos de lana gorda para hacerlo mas ameno. Solo el pensar que voy a aprender a hacer algo nuevo me anima a seguir ;) Gracias por tu comentario y oye lo mismo podemos quedar para tejer un ratico :D

    ResponderEliminar